MinutadeRecetas

Gambas al “pil pil”, versión ligera

gambas

– Marina Muñoz Cervera –

Las gambas al pil pil pueden prepararse con poco aceite resultando menos calóricas, pero igualmente sabrosas.

El “pil pil” es una salsa caliente que se logra al mezclar aceite de oliva, ajos, guindilla y los jugos de pescado, habitualmente bacalao.

Sin embargo, también se obtiene una salsa similar al mezclarse los ingredientes descritos con el jugo de las gambas.

Ingredientes:

– 200 gramos de gambas congeladas.
– 2 o 3 guindillas pequeñas.
– 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
– 3 dientes de ajo.
– 1 cucharadita de perejil fresco picado (opcional).
– 1 puntita de cuchara de pimentón rojo.
– sal al gusto.

Elaboración:

Para elaborar este plato necesitamos una sartén o una cazuelita de barro.

En primer lugar, descongelamos las gambas, dejando el envase en el frigorífico desde la noche anterior.

Una vez las gambas están descongeladas, retiramos el envase y escurrimos los líquidos sobrantes con la ayuda de un colador.

En la cazuela de barro o en la sartén, añadimos el aceite de oliva. Cuando esté caliente sin dejar que humee, agregamos la guindilla y dejamos que se dore.

Si nos gusta mucho el picante, podemos dejar la guindilla en la elaboración, si no es así, la retiramos cuidadosamente con una cuchara porque el aceite ya se ha impregnado un poco con su sabor.

Seguidamente, cortamos los ajos en láminas y los agregamos al aceite sofriéndolos un poco.

Cuando estén listos los ajos, añadimos las gambas, un poco de sal y, dejando un fuego fuerte, podemos observar como el jugo de las gambas al mezclarse con el aceite, forma una emulsión.

Una vez listas las gambas (2 o 3 minutos de cocción), retiramos la cazuela del fuego, añadimos el pimentón rojo y el perejil por encima y ¡listo¡

Como alternativa a la sal, podemos utilizar zumo de limón.

¿Qué nutrientes buscamos en esta receta?

Buscamos las proteínas y los minerales que nos aportan las gambas, en combinación con las grasas saludables del aceite de oliva, que nos ayudan a reducir el riesgo cardiovascular.

Las gambas también nos aportan vitaminas hidrosolubles, además de fósforo, magnesio, zinc, calcio, entre otros minerales, y yodo, tan necesario para el funcionamiento de la glándula tiroides. Sin embargo son muy ricas en sodio, de ahí la necesidad de no añadir demasiada sal al plato.

Esta receta es un aperitivo, que normalmente lleva más cantidad de aceite y resulta muy calórico. Habitualmente se come con pan, untando la salsa “pil pil”.

Comentaros que los mariscos contienen colesterol, de ahí que no deban consumirse de forma diaria.

No obstante, el colesterol también es necesario para nuestro organismo y, si no tenemos problemas de hipercolesterolemia, los mariscos pueden incluirse dentro de una alimentación saludable con una periodicidad moderada.

En esta elaboración, las gambas van mezcladas con ajo que es hipolipemiante, con perejil rico en antioxidantes y con aceite de oliva que favorecen la salud cardiovascular.

Podemos servir las gambas con tostadas de pan integral, para aportar fibra al plato y pueden prepararse como aperitivo de un almuerzo.

¡¡Buen provecho¡¡

Enlace relacionado:

Pescados y mariscos: Valor nutricional.


Complejo de Vitaminas B

Etiquetado en:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Integration by Acurax Wordpress Developers
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On LinkedinCheck Our Feed