MinutadeRecetas

Cadena de frío en la inocuidad de los alimentos.

cadena de frio

Gracias a la cadena de frío podemos adquirir alimentos seguros.

Cuando estamos comiendo, rara vez nos detenemos a pensar en todos los procesos previos a la obtención de nuestros alimentos.

Desde la producción hasta la venta, hay muchas personas que trabajan para que nuestra comida sea inocua y de calidad.

La temperatura es un factor crítico en todos los sistemas de producción, transporte y distribución de alimentos.

Por lo tanto, su control evita el deterioro de los alimentos, debido a la proliferación de gérmenes.

Los alimentos están llenos de nutrientes y los microorganismos se nutren de ellos, multiplicándose y contaminando los productos alimenticios.

Sin embargo, para contaminar los alimentos, necesitan una temperatura proclive.

La temperatura de seguridad es aquella en la que los gérmenes está muertos o bien, no pueden multiplicarse en el alimento.

¿Qué es la cadena de frío?

El frío evita la multiplicación de los microbios patógenos, actuando como conservante.

Y la cadena de frío es un complejo sistema que nos protege como consumidores, ya que impide la contaminación de los alimentos.

Permite, en todos sus eslabones, que los alimentos perecederos o congelados se mantengan a una temperatura segura.

Bajo el frío, los microbios pueden estar vivos pero sin multiplicarse activamente.

Si, en algún punto de la cadena, sube la temperatura, comenzará la proliferación de las bacterias.

Por lo tanto, el alimento perecedero deberá estar a una temperatura segura en su totalidad.

Principales eslabones:

Los eslabones fundamentales son 3:

1.- Almacenamiento en los centros de producción.

2.- Transporte en vehículos especiales.

3.- Distribución y puntos de venta.

El control de la temperatura en los eslabones mencionados, esta sujeto a normas legislativas que están en constante evolución.

Además, se controlan los tiempos de carga y descarga, entre otros puntos débiles de la cadena.

El transporte de los alimentos perecederos.

El transporte es fundamental en la adecuada conservación de los alimentos.

Cada producto alimentario necesitará un tipo de transporte distinto, según sea congelado o refrigerado.

E incluso, cada alimento necesita un compartimento diferente dentro del mismo camión.

Si las temperaturas no se controlan, los alimentos pueden contaminarse durante el transporte y poner en peligro nuestra salud.

Además, las enzimas continúan su actividad acelerándose el deterioro del alimento.

Por lo tanto, el transporte frigorífico nos garantiza que cada alimento se mantiene a una temperatura segura en todo momento.

Consecuencias de una cadena de frío rota.

El control de temperatura indebido, en cualquiera de los eslabones de la cadena, es una de las causas más comunes de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA).

Las ETA pueden clasificarse en:

  • Infecciones
  • Toxiinfecciones

En la infecciones, los alimentos utilizan el alimento como un vehículo y cuando llegan a nuestro intestino, se multiplican, dando lugar a gastroenteritis con o sin fiebre. Como por ejemplo, la Listeriosis.

En las toxiinfecciones, las bacterias utilizan el alimento no solo como un vehículo, también, como un sustrato en el que se multiplican y producen enterotoxinas. Es el caso de la Salmonellosis.

Por lo tanto, una cadena de frío inadecuada o rota pone en peligro nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Floating Social Media Icons by Acurax Wordpress Designers
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On PinterestVisit Us On LinkedinCheck Our Feed