MinutadeRecetas

Sopa hortelana con quinoa.

sopa hortelana

– Marina Muñoz Cervera –

Para preparar esta sopa hortelana solo necesitamos una menestra de verduras congelada o fresca y quinoa.

Esta sopa es digestiva, energética y nos aporta muchos nutrientes.

Ingredientes:

– 125 gramos de menestra de verduras y hortalizas frescas (zanahoria, brécol, apio, coliflor, etc.).
– 125 gramos de quinoa.
– 1/2 cucharadita de cúrcuma.
– 1 sobre de caldo de verduras (opcional).
– 1/2 limón.
– 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra.
– 600 ml de agua.

Elaboración:

Hemos cocinado esta sopa hortelana al horno, pero podemos prepararla en una cocina convencional.

Preparamos las hortalizas, las lavamos bien y cortamos en trocitos.

En una cacerola profunda echamos el aceite y dejamos que se caliente a fuego lento, sin dejar que humee. Seguidamente echamos las hortalizas para rehogarlas durante unos minutos.

Añadimos el agua y cuando esté hirviendo, echamos  la quinoa, el zumo del medio limón, la cúrcuma y sobre de caldo de verduras si queremos que resulte más sabrosa o bien una puntita de cucharita de sal.

Si utilizamos verduras congeladas en forma de menestra, las añadimos sin descongelar al agua de cocción cuando esté hirviendo.

Dejamos cocer durante 25 o 30 minutos con la olla tapada y ya tenemos lista nuestra sopa hortelana con quinoa.

¿Qué nutrientes buscamos en esta receta?

Esta sopa es energética y nutritiva, la hemos preparado a fuego bajo y con la olla tapada para evitar la pérdida de nutrientes, luego contendrá una buena parte de las vitaminas y minerales que tienen las hortalizas que hemos añadido y protegido con el zumo de limón.

La quinoa contiene calcio, magnesio, potasio, hierro, fósforo y zinc. Es también una buena fuente de vitamina B2, riboflavina, y ácido fólico; contiene vitamina E, pero durante el cocinado se pierde inevitablemente parte de esta vitamina.

El aporte proteico de este “pseudocereal” andino es inferior al de las legumbres, pero superior al del maíz, arroz y trigo.

El contenido en fibra de este grano facilita nuestro tránsito intestinal y si al mismo, le sumamos el de las verduras y hortalizas que hemos utilizado en esta receta, obtenemos una sopa con mucha fibra, además de nutritiva.

Podemos preparar esta sopa hortelana como almuerzo o cena.

¡¡Buen provecho¡¡

Entrada relacionada:

Sopa de quinoa con pollo y berenjenas.

¿Necesitas orientación nutricional? ¿Quieres aprender a comer sano?

Entra en el Sitio Web “YNUTRICIÓN” a través de la imagen o del texto inferior:
ynutricion

Asesoramiento nutricional personalizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On LinkedinCheck Our Feed