MinutadeRecetas

Gazpacho de tomate andaluz ¡muy nutritivo!

gazpacho de tomate

– Marina Muñoz Cervera –

El gazpacho de tomate es un clásico de la Dieta Mediterránea.

El gazpacho de tomate puede prepararse como una bebida refrescante, muy propia del verano o un poco más espeso para tomar con cuchara.

Es un plato sencillo de preparar, versátil y muy nutritivo.

Ingredientes (4 personas):

– 1,5 kg de tomates maduros (tipo pera).
– 1 pimiento verde pequeño.
– 1/4 de cebolla blanca o morada.
– 1 o 2 dientes de ajo.
– 1/2 pepino pequeño.
– 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
– Media cucharadita de perejil picado.
– Dos cucharadas de vinagre de vino blanco.
– 15 o 20 gramos de pan.
– Sal.

Elaboración:

Para elaborar este gazpacho de tomate, necesitamos una batidora o una licuadora y un pasapurés (opcional).

En el caso de que no pelemos los tomates, es conveniente que colemos el gazpacho por el pasapurés, ya que los pequeños trozos de piel pueden no digerirse bien. Es mejor no usar un colador convencional porque perdemos mucha de la fibra que nos aporta esta receta.

En primer lugar, lavamos bien los tomates y los pelamos, si no disponemos de pasapurés para colar el gazpacho.

Los partimos en trozos grandes y los echamos en el vaso de la licuadora.

Lavamos el pimiento y el pepino, los troceamos y los añadimos, también.

Pelamos el ajo, la cebolla, y los agregamos junto al pan, el aceite y el vinagre.

Tan solo nos falta añadir el agua. En el gazpacho de tomate, la cantidad de agua es importante, ya que si añadimos mucha nos sale muy aguado y ya no podemos retroceder. Podemos echar medio vaso de agua y comenzar a licuar, ya que los vegetales contienen una gran de agua que se libera durante la trituración. Si nos sale demasiado espeso, le añadimos más agua y, al final, ajustamos el punto de sal.

Una vez licuado y a nuestro gusto de textura y sabor, lo pasamos por el pasapurés si no hemos pelado los tomates o si preferimos que esté un poco más suave, ya que normalmente no se licuan del todo las semillas del tomate, aunque son muy nutritivas.

Una vez colado, ya tendremos preparado nuestro gazpacho de tomate, solo nos falta refrigerarlo y ¡Listo¡

Podemos servirlo en un vaso o taza de consomé, dependiendo de la densidad que hayamos elegido y decorarlo con unas gotas de aceite crudo de oliva, unos trocitos de cebolla y un poco de perejil picado.

¿Qué nutrientes buscamos en esta receta?

El gazpacho de tomate es una fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes vegetales. También, nos aporta grasas saludables, almidones energéticos y mucha fibra.

Es una bebida muy refrescante adecuada para reponer pérdidas después del ejercicio.

Nos aporta muchísima vitamina A en forma de carotenos vegetales que se absorberán fácilmente gracias al aceite que contiene el gazpacho. También, ácido fólico, vitaminas del grupo B, vitamina K, etc. y entre los minerales destaca el aporte de calcio, hierro, potasio, fósforo, etc.

Podemos tomarlo bebido o en forma de puré más denso, como almuerzo o cena, o bien a media mañana o de merienda con la tranquilidad de que nos estamos llenando de vitaminas, minerales y fibra.

Enlaces relacionados:

Pipirrana, el sabor de una nutritiva ensalada mediterránea.
El saludable gazpacho andaluz.

¡¡Buen provecho¡¡


Selenio y Vitamina C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Customized Social Media Icons from Acurax Digital Marketing Agency
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On LinkedinCheck Our Feed